Rosy Ponce

Herramientas Prácticas para Crear
Mayor Bienestar en Nuestras Vidas

¿Conoces tú el síndrome del SAPO?

El síndrome SAPO, pese a su trascendencia y lo que nos afecta, es bastante desconocido. Sin embargo, es muy importante saber qué se esconde bajo las siglas SAPO, especialmente para el mundo laboral. Por otro lado, lo que hay detrás del acrónimo es nocivo tanto para la búsqueda de empleo como para el mantenimiento de un puesto de trabajo.

No obstante, te recomendamos también evitar el síndrome SAPO en tu vida diaria: no es una buena compañía en ningún área. Para entenderlo mejor, vamos a tratar de precisar su significado y consecuencias.

¿Qué es el Síndrome SAPO?

El síndrome SAPO engloba las cuatro habilidades que pueden destruirnos por completo nuestro clima laboral. Son las siglas de cuatro actitudes a tener muy en cuenta.

Soberbia.
Arrogancia.
Prepotencia.
Obstinación.

LA SOBERBIA:

La soberbia no es precisamente una actitud que genere simpatía. Es más, las personas que piensan que son superiores, suelen despertar un rechazo muy grande en los demás.

Por otro lado, aunque sea un pensamiento que traten de ocultar, es fácil que terminen ellos mismos delatando su falsa humildad. Una actitud que despierta todavía más rechazo.

LA ARROGANCIA:

Si buscáramos la definición de arrogancia en el diccionario de la Real Academia Española, nos derivaría al término arrogante. Dicho término recoge dicha acepción:

‘Los términos Altanero y Orgulloso’.

En el lenguaje coloquial, se usa con frecuencia como sinónimo de soberbia. En lo conductual, quizás la posición que más destaca es “el desprecio sistemático a la argumentación y opiniones de los demás”.

LA PREPOTENCIA:

Estaríamos en un registro muy parecido al de las actitudes anteriores. De hecho, podríamos ver a la arrogancia como una manifestación de la prepotencia o una consecuencia.

Alguien piensa que es mejor y más sabio que los demás (prepotente) y por eso no presta atención a lo que los demás tienen que decir (arrogante).

LA OBSTINACIÓN:

Si buscamos este concepto en la Real Academia Española nos encontramos con la siguiente definición:

‘Pertinacia, porfía, terquedad’.

Con este registro, estaríamos hablando de personas a las que les es complicado hacerlas cambiar de visión u opinión.

Lo mismo ocurre cuando nos referimos a este término desde el ámbito del trabajo, y es que hace referencia a esas personas que solo dan por válidas sus opiniones e ideas. Por eso, siempre se trabajará mucho mejor si se atiende y escucha las opiniones e ideas de los demás.

Siempre será buena hacernos una evaluación personal ya que quizá en alguna o en todas las áreas de nuestra vida estemos constantemente con el síndrome del SAPO.

Déjame tu opinión y comparte este cuento si te gusto.


Escríbenos

Este campo es necesario
Este campo es necesario
Este campo es necesario

Síguenos

Contáctanos

© Diseño Web: